Ocupación Extemporánea

Ocupación Extemporánea

La ocupación extemporánea es aquella en la que el inquilino ocupa el inmueble después de la conclusión del contrato de arrendamiento sin el permiso del propietario. Muchos contratos de arrendamiento establecen que, si un inquilino se queda con la propiedad, tendrá que pagar el doble del costo del alquiler. Técnicamente, el inquilino es un intruso. El inquilino que ocupa el inmueble también está sujeto a una demanda de desalojo. A menudo los contratos de arrendamiento permiten que, al ganar, el arrendador logre que se cubran sus gastos en honorarios legales.

Esto puede ser de gran importancia cuando las empresas quieren mudarse. Muchos contratos de arrendamiento exigen una ampliación; el proceso por el cual el propietario amplía el espacio para que sea adecuado para el nuevo inquilino. Por ejemplo, el diseño de un bufete de abogados sería diferente al de un estudio de arquitectura. Se necesita tiempo para realizar una construcción, y a menudo hay retrasos. Al inquilino que se muda a un nuevo espacio se le puede informar una semana antes del día de la mudanza que el nuevo espacio no está listo, pero es posible que el propietario existente esté esperando que usted se mude para que puedan comenzar a construirlo para el nuevo inquilino.

El asunto puede volverse más complicado y costoso si el inquilino sigue ocupando las instalaciones y el propietario no puede cumplir con sus obligaciones de construcción con el nuevo inquilino, ya sea por la pérdida del nuevo inquilino o por incurrir en daños y perjuicios para el nuevo inquilino por la demora. Dependiendo de las disposiciones del contrato de arrendamiento, el inquilino que ocupe el espacio extemporáneamente podría estar obligado a indemnizar al propietario por los daños que le haya causado al nuevo inquilino o por la pérdida de ese inquilino.

El que está en vías de convertirse en exarrendador tiene todas las de ganar en esa situación. Asegúrese de que no haya ninguna posibilidad de que se demore en mudarse o hable con el propietario con anticipación para que este le conceda una extensión corta para ocupar las instalaciones.

Una Buena Comunicación Puede Reducir los Riesgos

Ha habido casos en los que un inquilino se mudó, pero dejó algún equipo en el espacio, y el propietario cobró el alquiler restante, argumentando que el inquilino seguía ocupando el local. Mantener una buena comunicación y documentación puede reducir este riesgo. Avise al propietario si no va a llevarse algo junto con todo lo demás y decida qué hacer al respecto. Incluso si no le gusta la respuesta del propietario (“quítelo usted a tiempo, y pague los gastos correspondientes”), es mejor saber cuál es su posición a que le tome de sorpresa un cobro de gastos por ocupación extemporánea.

XML Sitemap