Seguro e Indemnización

Seguro e Indemnización

Asegurarse es indispensable

El seguro es un hecho cotidiano de la vida comercial. Los riesgos a asegurar incluyen los daños personales en las instalaciones, condiciones climáticas adversas, rotura de tuberías de agua y muchos más. La responsabilidad de obtener un seguro puede recaer en los propietarios comerciales y los inquilinos. Muchas veces el propietario quiere que el inquilino contrate un seguro y le asigne como asegurado. El inquilino deseará que el propietario tenga un seguro contra los riesgos que puedan presentarse en los lugares de los que es responsable.

Indemnización

Además, muchos contratos de arrendamiento obligan a una parte u otra a indemnizarse mutuamente en determinadas circunstancias. Por ejemplo, si alguien se resbala y cae en los espacios del inquilino y se demanda al propietario -incluso si es un error-, es posible que el inquilino tenga que indemnizar al propietario por sus honorarios legales, los costos y por cualquier fallo que se dicte en contra de ellos.

Las disposiciones de indemnización podrían ser irrelevantes si el seguro cubre la reclamación, pero ¿qué sucede si, a diferencia del contrato de arrendamiento, la parte obligada a obtener el seguro no lo ha hecho o lo ha dejado caducar? ¿Y si, además, la parte responsable de indemnizar a la otra parte no puede costear el pago de la demanda? Entonces, alguien tiene un problema.

Asegúrese de que todos tengan Documentos Clave

La redacción cuidadosa de los términos del contrato de arrendamiento puede resolver algunos de estos problemas al asegurarse de que la parte apropiada reciba avisos o copias de documentos clave, que las disposiciones de indemnización sean consistentes con las disposiciones del seguro, que los términos de la póliza de seguro cubran los riesgos apropiados y que el monto del seguro sea suficiente.

Establecimiento de Sistemas de Control

Establecer sistemas de control puede ser igual de importante. El asegurado debe recibir un aviso del vencimiento de cualquier póliza, incluso si no es quien debe contratar el seguro o pagarlo. Llevar un registro de las fechas de renovación, examinar realmente la póliza para determinar si es adecuada, saber el nombre del agente de seguros y tener el derecho independiente de ponerse en contacto con él o ella puede evitar problemas.

En un caso, el contrato de arrendamiento de un inquilino excluía la responsabilidad del propietario por un riesgo determinado, el inquilino pidió dinero prestado a un banco para comprar equipos, se exigía un seguro para este riesgo, pero no en la cantidad suficiente como para cubrir el costo de la subsanación del riesgo cuando éste ocurría en realidad.

XML Sitemap